Bienvenidos a la edición cibernética de la Revista Ekuóreo, pionera de la difusión del minicuento en Colombia y Latinoamérica.
Comité de dirección: Guillermo Bustamante Zamudio, Harold Kremer, Henry Ficher.

187. Anómales II


El Goofus Bird
   Margarita Guerrero-Jorge Luis Borges

   Es un pájaro que construye el nido al revés y vuela para atrás, porque no le importa a dónde va, sino dónde estuvo.


Arpías
   Virgilio

   No ha surgido en las aguas del Estige monstruo más siniestro que ellas, ni una peste más cruel o cólera de los dioses existe. El rostro de estas aves es de doncella, la correncia de su vientre es espantosa, sus manos son ganchudas y sus caras están siempre amarillas de hambre. Se presentan de repente planeando en forma escalofriante desde los montes y batiendo las alas con gran ruido, y saquean los manjares y lo ensucian todo con su inmundo contacto: luego dejan oír su maléfica voz entre el hedor nauseabundo. Sus plumas no encajan golpe alguno ni heridas su espalda.
(Eneida)


Sekine Untei


El qilin
   (Mitología china)

   El qilin tiene cuerpo de ciervo, cola de buey, cascos de caballo, un cuerno en la frente  y piel de cinco colores. Hay quienes dicen que vive mil años; otros, tres mil.
   Se dice que sólo aparece cuando el mundo está bien gobernado.
   Nunca nadie lo ha podido ver.





Gnomos
   Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano

   Los gnomos forman un pueblo sobrenatural de seres muy pequeños e invisibles, dotados de singular astucia. Poseían la presciencia, conocían los secretos de la Tierra y eran el alma de ésta. El Aire, la Tierra, el Agua y el Fuego se agitaban merced a los seres invisibles que animaban a estos elementos. Dios asignó el imperio del fuego a la salamandra, el del aire a los silfos, el de las ondas a las ondinas y el de la Tierra, no en su superficie sino en su interior, a los gnomos. Estos moraban en las fisuras metálicas del globo, en el interior de las grutas, llenas de estalactitas de maravilloso efecto. Eran los guardianes de las minas de oro y plata. Su mujer, la gnómida, era mucho más pequeña que él, pues sólo tenía un pie de estatura; pero en cambio era muy hermosa: una dulce sonrisa mantenía siempre abierta su pequeña boca.


Para que aparezca natural
   Leonardo da Vinci

   No podemos dibujar animal alguno sin que sus miembros guarden alguna similitud con los de otros animales. Si deseamos hacer que aparezca natural uno de los animales imaginarios, por ejemplo, un dragón, tomemos por cabeza la de un mastín; por orejas, las de un puerco espín; por nariz, la de un galgo; por orejas, las de un león; por sienes, las de un gallo viejo; por cuello, el de una tortuga de agua; y por ojos, los de un gato.
(Cuaderno de notas)


Memorias de Heródoto
   Carlos Alberto Villegas Uribe

   Las Hormonias son fieras mitológicas temibles que los antiguos griegos no cantaron. Ni las arpías, que también tienen rostro de mujer, se les acercan en fiereza. Se cuenta, pero toda referencia es apócrifa, que aparecen en las noches de luna roja. Xantipa no era una mala mujer, como la pintan, estaba poseída durante todo el mes por una Hormonia que la centuplicaba en estatura. Sócrates, tan sabio, nunca se enteró por andar entretenido en sus paseos peripatéticos. Tal vez por eso algunos historiadores afirman, Anaxeropoulos entre ellos, que Sócrates no fue condenado a beber la cicuta, fue iniciativa propia cuando pudo enterarse de la verdadera naturaleza de Xantipa.
(Cuento contigo)


Simurg
   Jorge Cadavid

   Pájaro sufí, anida en el árbol del conocimiento. Bate sus alas para esparcir su semilla por toda la creación. Rey de los pájaros, en su seno están contenidas todas las demás aves. Treinta pájaros del mundo exterior son uno con el Simurg del mundo interior. Las sombras de treinta pájaros son absorbidas para siempre en el pájaro inmortal. Lo contemplan al fin: perciben que ellos son el Simurg, y que el Simurg es cada uno de ellos y todos ellos.
   (Colección del cuento corto colombiano)